Nueva Abizanda

Sesión 6

Gabriel de Flambeau y Guillermo de Mercere abandonan el lugar y regresan a Abizanda por cuestiones personales. Sancho de Tytalus y Oberón de Merinita permanecen en el lugar del jabalí mágico. Pero, puesto que la noche está cayendo, deciden buscar refugio. Basilio, que se les une, les indica la existencia de una choza en la distancia de la que emana el humo del hogar. Acuden, pero descubren que todos sus inquilinos, una familia de cinco personas, se encuentran aquejados por la peste. Deciden, por tanto, abandonar el lugar, dirigiéndose hacia otra cabaña, abandonada y poco confortable, que se encuentra relativamente cerca del lago del jabalí.

Al día siguiente los dos magos intentan alcanzar la orilla valiéndose de la barca del pescador, al que previamente duermen con sortilegios, pero su escasa fuerza convierte el viaje en un largo suplicio. Basilio, mientras tanto, convertido en águila, otea la zona del jabalí y se introduce, convertido en serpiente. Se mueve por la zona, hasta que, al pasar un charco de agua templada, empieza a sentir vibraciones alrededor. Basilio huye como puede del jabalí, mientras Oberón y Sancho fabrican una trampa: Sancho horada la tierra y Oberón la cubre mediante una ilusión. Al salir Basilio le avisan de la ilusión y consigue bordearla. Desgraciadamente, el jabalí bordea también la zona y, mientras Basilio vuelve a su forma humana, lo agarra con sus colmillos y lo despedaza, dejándolo maltrecho en el suelo. Los magos, con aspavientos, consiguen atraer a la criatura hacia el hoyo, donde cae y se enfurece. La ilusión no permite lanzar hechizos hacia el interior, y los magos temen asomarse, dada la ferocidad de la criatura. Se mantienen pensativos, decidiendo cómoa frontar la situación.

Comments

Flavius Flavius

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.